Fotografías de la
Catedral Basílica,
Santuario de Nuestra Señora del Valle
Provincia de Catamarca, República Argentina
Algunos datos históricos
Descripción del templo
Pinturas en la bóveda
Altar mayor tomado desde la nave central.
Arriba, al centro, la imagen de la Virgen del Valle
Frescos realizados en 1941, en el cincuentenario de la Coronación de la Virgen. En la nave central están representadas "Las Maravillas", que son los primeros milagros que hicieran famosa a la portentosa Imagen.
Cúpula de la Catedral, flanqueada por las
imágenes de los autores de los cuatro Evangelios
Imagen tomada desde el Coro
 
volver arriba
 
 

Algunos datos históricos  

Desde el hallazgo de la venerada Imagen de nuestra Señora del Valle, más o menos por el año 1620, hasta poco más de la mitad del siglo pasado, fueron varios los templos construidos en su honor. 
Pero, su casa definitiva y más hermosa, es la actual Catedral Basílica, su Santuario que atrae a miles de peregrinos, hijos fieles que buscan en Ella amor y consuelo. 
A mediados de 1860 se firmó un contrato con el arquitecto iltaliano Luis Caravatti para la construcción de un Santuario digno de nuestra Reina.  
Esquina de calles Sarmiento y San Martín, antes de la construcción del Paseo de la Fe 

Dos años después, fue nombrado cura y vicario de Catamarca (en ese tiempo todavía no había sido creada la Diócesis de Catamarca, el Pbro. José Facundo Segura, quien dio a la construcción un vigoroso impulso hasta verla terminada en 1875. Aunque todavía no estaba concluida la obra, el 4 de diciembre de 1869 se realizó una ceremonia muy solemne, durante la cual se inauguró el Santuario de Nuestra Señora del Valle.

Descripción del templo 
Este templo es uno de los más importantes en su tipo que hay en Argentina. 
La fachada, con su imponente atrio que avanza hacia la vereda (ahora reemplazada, al igual que la calzada, por el Passeo de la Fe construido en 1995, por la Municipalidad de la Capital, en adhesión a los 300 años del traslado de la sagrada imagen hasta su actual templo) está enmarcada entre dos altas torres en sus extremos laterales, que culminan en un reducido frontis triangular, lo que da solemne grandiosidad al edificio sacro. 
El templo tiene una gran nave principal y dos laterales y cuenta con varias capillas intercomunicadas (tres en el costado sud y cuatro en el norte). 
Los pisos fueron construidos con sólidos tablones de algarrobo, hoy de mosaicos marmóreos con decoraciones geométricas. 
En 1869, la iglesia tenía sólo tres naves, pero surgieron dudas acerca de la solidez de la estructura. Por ello, por iniciativa del Vicario Segura y por consejo de técnicos, se levantaron las capillas laterales y los arbotantes volantes de los costados.

Pinturas en la bóveda  
Las pinturas que cubren la bóveda de la nave central, el crucero y la cúpula de la Catedral, también tienen su historia. 
Con motivo de las fiestas del cincuentenario de la Coronación de la imagen de la Virgen del Valle, en 1941, el Obispo de Catamarca Mons. Carlos Hanlon mandó pintar las artísticas telas de Orlando Orlandi. 
Los motivos de las pinturas han sido tomados de la historia de los prodigios de la Santísima Virgen del Valle y su orden es el siguiente, comenzando desde la puerta mayor: 
* La primera representa la desaparición de la Imagen, de la casa de Zalazar, su búsqueda y cómo el cristiano vizcaíno la vuelve a su casa. 
* La segunda muestra el incendio del algodón de la casa de Zalazar y cómo éste la lleva para que apague las llamas. 
* La tercera es el cuadro de las guerras calchaquíes que cesan por la presencia misteriosa de la Virgen del Valle en los campos de batalla. 
* La cuarta pintura muestra a la Santísima Virgen extirpando las plagas de gusanos y langostas. 
* La quinta es el recuerdo del nicho abierto, saltando las cerraduras, en obsequio de las peregrinas santiagueñas. 
* La sexta, en el crucero al lado derecho, es la representación de cuando los indios reconocen a la Imagen que ven, a la Soberana Señora que se les aparecía en las batallas calchaquíes. 
+ La séptima, hacia la izquierda, es una pintura alegórica que representa a las multitudes que van al Santuario, a los pies de la Madre del Valle. Están ahí las ciencias, las artes, la Sagrada Teología, los peregrinos humildes, las autoridades espirituales y temporales. 
La cúpula muestra una magnífica representación de la Asunción de María a los cielos.
 Volver